#1925
Ana Sesma Nuez
Participant

Veia ahora las notas que tomé en el último encuentro y me llega especialmente un par de apuntes que dijo Manel Saltor: “La importancia del grupo. En el grupo se disuelve el yo. El grupo es reparador (la unión del grupo) del dolor”.
Perfectamente en la línea de lo que Alejandro Lodi dice en “Quirón y el don de la herida”:
“…La curación brota de un ESPACIO RITUAL COMPARTIDO con aquellos que conocen el propio sufrimiento (…)
Refugiados en la cueva del propio dolor, solo cabe esperar la pesadilla de la repetición, la subsistencia del mismo patrón que reproduce el sinsentido y la asfixia existencial.
El encuentro con la experiencia de los otros, en cambio, disuelve el hechizo de la comparación, la creencia de que “solo me ocurre a mí” o “debo resolverlo por mí mismo”, y abre entonces la oportunidad de sanar la propia herida”.

Gracias por crear esta comunidad en la que poder compartir sentidos profundos.

También con curiosidad, como dice Montse. 🙏